Los oídos son órganos muy importantes de nuestro cuerpo que debemos de cuidar mucho y poner siempre atención a cualquier malestar que sintamos. Además, son una parte del cuerpo muy sensible, pues como ya sabes, su principal tarea es la de detectar y analizar los ruidos. 

Si el lugar donde trabajas es en un área donde el nivel de ruido supere los 85 dB entonces es vital que utilices tapones u orejeras para evitar cualquier tipo de complicación, ya que los daños pueden ir desde una irritabilidad, hasta una pérdida de audición permanente.


Los límites máximos permisibles de exposición son los siguientes:
90 dB - 8 horas
93 dB - 4 horas
96 dB - 2 horas
99 dB - 1 hora
102 dB - 30 minutos
105 dB - 15 minutos

La exposición regular a más de 110 dB por más de 1 minuto arriesga la pérdida de audición permanente.

La exposición prolongada a más de 90 dB causa perdida gradual de audición.

Cuida tus oídos porque gracias a ellos tienes la dicha de percibir y captar los sonidos de nuestro entorno.